NAPOLEON ES CONSIDERADO EMPERADOR DE FRANCIA

ImagenPoliticadeMexicoydel Mundo-HoyEnLaHistoriaNAPOLEON ES CONSIDERADO EMPERADOR DE FRANCIA

HoyEnLaHistoria | 02 DICIEMBRE 1804

Desgraciadamente, esta paz duramente adquirida es rota el 16 de mayo de 1803 por Inglaterra que decreta el embargo contra las naves francesas y holandesas. Napoleón replica el 20 de junio por medio de un decreto que prohíbe la entrada a Francia de toda mercancía proveniente de Inglaterra o de sus posesiones. Se propone lavar la afrenta considerando una expedición punitiva al corazón mismo de Inglaterra. Moviliza la flota y la armada de tierra a Boloña.

02 DICIEMBRE 1804 NAPOLEON ES CONSIDERADO EMPERADOR DE FRANCIA

02 DICIEMBRE 1804 NAPOLEON ES CONSIDERADO EMPERADOR DE FRANCIA

Es desde Inglaterra de donde los realistas emigrados a Londres, buscando derrocar a Bonaparte, fomentan un complot apoyándose en Cadoudal y sus cómplices en 1804. Son detenidos, juzgados y condenados. Napoleón Bonaparte, queriendo desanimar toda idea de un nuevo atentado a su persona, hace raptar el 15 de marzo en Ettenheim, en el gran ducado de Baden, al duque de Enghien, hijo único del último príncipe de Condé. Llevado a la fortaleza de Vincennes, es juzgado ahí mismo y condenado a muerte por una comisión especial presidida por el general Hulin, quien tratará de justificarse cerca de veinte años más tarde al publicar sus “Explicaciones ofrecidas a los hombres imparciales”. El príncipe es fusilado en las fosas, apenas la sentencia pronunciada, sin obtener la entrevista que solicitaba con Bonaparte. ¡Constant, ayuda de cámara del Primer Cónsul, nos cuenta en sus memorias que al anunciarse esta terrible noticia, la esposa del Primer Cónsul, Josefina, “entró o más bien se precipitó en la recámara gritando: ” El duque de Enghien está muerto! ” ¡Ah! ¿Amigo mío, qué has hecho?”… Éste palideció como la muerte, y dijo con una emoción extraordinaria: “¡Los desdichados se han apresurado demasiado!”

Diecisiete años más tarde, al redactar su testamento, tres semanas antes de morir, escribió: “He mandado arrestar y juzgar al duque de Enghien, porque eso era necesario a seguridad, al interés y al honor del pueblo francés, cuando el conde de Artois mantenía, de su declaración propia, sesenta asesinos en París. En semejante circunstancia, actuaría del mismo modo. “

Interviene entonces la cuestión de la supervivencia del régimen en la hipótesis de que el Primer Cónsul llegara a desaparecer brutalmente. En la opinión de los partisanos, sólo la fundación de una dinastía podría asentar definitivamente los logros de la revolución y del Consulado. Así, por un senatus-consulta del 18 de mayo de 1804, es con una sorprendente facilidad que Napoleón Bonaparte es proclamado emperador de los franceses con el nombre de Napoleón 1ero. Es sagrado por el Papa Pío VII en persona el 2 de diciembre siguiente en la catedral de Nuestra Dama de París.

La tercera coalición

Con el objetivo de inscribir su régimen en la duración y evitar todo retorno a la antigua monarquía, crea una nobleza imperial. En 1805, Austria adhiere a la convención anglo-rusa de San-Petersburgo. La tercera coalición contra Francia está en marcha. El 27 de agosto, tras enterarse de que el almirante Villeneuve se había refugiado con su flota en Cádiz, el Emperador juzga incierta una invasión de Inglaterra y ante las amenazas nacientes en el Este, ordena a su armada dejar Boloña y marchar hacia Alemania.

El 21 de octubre, la marina francesa es destruida frente a Trafalgar por la flota inglesa del almirante Nelson quien pierde la vida. En cuanto a Villeneuve, hecho prisionero, se suicida a su regreso a Rennes el 22 de abril de 1806, tras haber sido liberado bajo palabra.

A la cabeza de la Gran Ejército, tras una campaña fulgurante, Napoleón se lleva una de sus más prestigiosas batallas en Austerlitz el 2 de diciembre de 1805 contra los Austro-Rusos. El tratado de Presburgo quita a Austria numerosos territorios, dando fin al Santo Imperio Germánico, el cual, en Alemania, cede su lugar en julio de 1806 a la Confederación del Rin.

El 1ero de enero de 1806, el Código civil es puesto en aplicación en el reino de Italia. Con el fin de reconfortar su política en los estados conquistados, distribuye las coronas a sus hermanos: José es proclamado rey de Nápoles el 15 de febrero de 1806, Luis recibe el reino de Holanda el 5 de junio siguiente. Él mismo se convierte en protector de la Confederación del Rin. El régimen feudal es abolido en el reino de Nápoles. Fuerte tras haber restaurado la iglesia de Francia luego de los excesos de la revolución, solicita el apoyo del Papa en su lucha contra Inglaterra, pidiéndole cerrar sus puertos a los navíos ingleses. El Papa se hace el sordo. Esta actitud es resentida por Napoleón como una traición.

La cuarta coalición

Al no aceptar la supremacía francesa a sus puertas y, empujada por Inglaterra, Prusia decreta la movilización el 9 de agosto y su armada es hecha trizas en Jena el 14 de octubre siguiente. El 27, Napoleón realiza su entrada triunfal en Berlín a la cabeza de la Gran Ejército. Después de muchos reveses, Prusia firma un armisticio en Charlottenburg. Fortalecido por los nuevos territorios tomados a Prusia, Napoleón hace renacer Polonia creando el Gran Ducado de Varsovia. El 21 de noviembre, desde Berlín, el Emperador decreta el Blocus continental que prohíbe a los países bajo influencia francesa, todo comercio con Inglaterra. Ve en este medio la mejor manera de dar un golpe terrible a la economía inglesa y espera que esta medida incite al pueblo inglés a levantarse contra sus dirigentes.

El 26 de noviembre, Federico-Guillermo de Prusia se rehúsa a ratificar el armisticio de Charlottenburg. Cuenta con el apoyo de los rusos para salirse de problemas. Por desgracia para él, Rusia es vencida por el Emperador en Friedland el 14 de junio de 1807 y debe aceptar las condiciones de paz así como la alianza francesa por medio del tratado de Tilsit del 7 de julio siguiente.

Napoleón, consciente de que su Blocus contra los intereses británicos requiere la ocupación de las costas, se acerca a España y obtiene el derecho de paso que permite a las tropas francesas bajo el mando de Junot, dirigirse a Portugal (aliado inglés) en donde llegan a Lisboa el 30 de noviembre de 1807. En España, el rey Carlos IV ve a su propio hijo Fernando contestar su corona. Frente al giro que toma este asunto, solicita el arbitraje de Napoleón. Tras un encuentro bastante lamentable en Bayona, Napoleón pone a todo el mundo de acuerdo poniendo al hijo en Valençay, en residencia vigilada, y obteniendo la abdicación del padre. ¡Un reino no podría quedarse sin un rey! Así, el Emperador hace venir a su hermano José del reino de Nápoles, le quita su corona (que da a Murat) y le da en cambio la de España.

Tras haber anexado a Portugal, Napoleón es maltratado en España por las numerosas revueltas del pueblo excitado por la iglesia que rechaza la imposición del rey José. Este triste asunto acabará por un punzante fracaso y disminuirá las fuerzas de la Armada francesa, que lo resentirá en las futuras campañas que emprenderá Napoleón.

Apenas las dificultades en España son conocidas, Austria retoma las armas contra las tropas francesas estacionadas en Alemania, invadiendo Bavaria el 8 de abril de 1809, no sin haberse asegurado previamente de la alianza de los ingleses. La quinta coalición ve la luz.

Esta entrada fue publicada en Efemérides, Historia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *