LUNES GRIS DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO

luis-zamora-calzada-columna-2015LUNES GRIS DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO

Luis Zamora Calzada

Malas noticias para la educación en México, el lunes cinco de diciembre del año que termina, apareció la antítesis de la evaluación docente, a unos días de concluida la aplicación del examen para el desempeño a maestros que fueron obligados a presentarse a dicha evaluación, aún en contra de su voluntad; en tales condiciones la falta de credibilidad de éxitos anunciados que no se ven condujo a los administradores educativos a improvisar un discurso para justificarse.sylviaschmelkes

Lo que le faltaba a las reformas estructurales, porque le pega a todas, al quedar al descubierto el fracaso en materia educativa con el anuncio de la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y sus resultados del examen del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA) aplicado en 2015, el descredito del grupo gobernante se incrementa y se queda sin buenos resultados la más grande de sus reformas, según el dicho oficial.

En el colmo de males no hay resultados de los estados por falta de equipos de cómputo, el instituto responsable de la aplicación de la evaluación señaló lo anterior y explicó que se aplicó por vez primera únicamente con computadoras, en años anteriores se utilizaba de manera física el instrumento con su hoja de respuestas y aplicadores contratados por las instancias educativas.

La presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) reconoció que no fue posible tener una muestra de los estados al no contar con el equipamiento “suficientemente confiable” y por no tener señal de internet las escuelas de aplicación, a pesar de contar con la leyenda de “México conectado”, lo que resultó ser otro fracaso al no garantizar el programa el funcionamiento simultaneo de más de diez tabletas en las escuelas ante la falta de banda ancha; sin embargo ahora la dificultad radicó en la renta y traslado de equipo, según el dicho de Sylvia Schmelkes del Valle, titular del INEE.

La inversión para esta aplicación fue de cuarenta y cuatro millones de devaluados pesos, de donde resulta incomprensible e inatendible que no se haya programado el recurso para la obtención de resultados por estados supuestamente para evitar un “costo excesivo”, sentenció la funcionaria el viernes nueve de diciembre.

Los resultados son terribles, México ocupa el último lugar de 35 países que integran la OCDE, cabe destacar que el examen se aplicó a 37 países más sin ser miembros de esta organización ─solicitaron al organismo la aplicación para contar con referentes del estado que guardan sus sistemas educativos─, en total fue aplicado a setenta y dos países en dos mil quince, quedando nuestro país entre los más rezagados.

Las contradicciones entre los funcionarios no tardaron en aparecer, Schmelkes del Valle por ejemplo pretendió justificar señalando que los maestros del país, en particular quienes se encuentran en las aulas no fueron preparados para “…desarrollar competencias de alto nivel de complejidad cognitiva, como los que miden los niveles 5 y 6 de PISA…”.

Si esto fuera cierto por qué no abandonan el mayor error educativo del sexenio, concretado y visible en la evaluación punitiva para la permanencia, agraviando a un profesorado que no es responsable de las determinaciones de la pequeña cúpula que decidió este fracaso y cumplen de una vez por todas con la capacitación al magisterio nacional, obligación impuesta por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 123.

Otros criterios que prenden focos rojos sociales como la de la titular de la Secretaría de Educación Estatal, de quien se asegura externó que los beneficiarios directo de esta mal llamada reforma educativa solo se verán en el estudiantado atendido a partir de dos mil doce, implicando de manera automática el abandono de las generaciones que no estuvieron a tiempo para los “grandes cambios” y hoy condenados al fracaso no únicamente escolar, también social por esa única razón, opinión que debe analizarse a la luz de las obligaciones que le establecen las leyes en la materia al propio estado.

Y si algo faltaba, a lo anterior se suma el examen local Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA), que se dejó para su aplicación en manos de los docentes y no de aplicadores del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), perdiendo con ello la confiabilidad de sus resultados, al no existir ninguna escuela que quiera entregar malas cuentas a las autoridades, que se harán públicos y pueden ser utilizados para sanciones y  hostigamiento posteriores.

Ante esto que “se ve” el estado debe reconocer su fracaso, no la de los maestros que han obtenido de las evaluaciones ser idóneos para dar clases ─sin importar que falten muchos por evaluar─, mostrando con ello que la falla proviene de los burócratas que administran la educación en México.

 

Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *