DEBILIDADES DEL SISTEMA EDUCATIVO

luis-zamora-calzada-columna-2015DEBILIDADES DEL SISTEMA EDUCATIVO

Luis Zamora Calzada

Una vez más los resultados de PISA muestran las debilidades del Sistema Educativo Nacional y de las políticas públicas en la materia; durante las administraciones nacionales o estatales, los secretarios de educación llegan y se van y con ellos las políticas y programas que prometen mejorar la calidad, equidad e inclusión educativas.xico-retrocede-matem-1875118

La continuidad no parece ser el imperativo, lo son las promesas del cambio para que todo permanezca igual; razones sobran para decir que se sigue enseñando como hace 50 años, pero están ausentes las razones de los fracasos y en donde una y otra vez aparecen los únicos culpables, los maestros, esos profesionales formados en la obediencia y sumisión a las políticas y a los políticos, otros obedeciendo a movimientos sectarios con intereses que propiamente no son los educativos.

La educación se anuncia como prioridad y se llama a una alianza con los maestros para mejorarla, se lanzan reformas y programas que tropiezan en el camino de su desarrollo por falta de continuidad, acompañamiento, seguimiento y evaluación y aparecen siempre las ideas mejores que adolecen de lo mismo, el fracaso se repite, en ese ir y venir sin las ideas que evolucionen la propia visión de la burocracia que domina.

La voz del maestro no se escucha, se evita, causa temor por la crítica, pero son ellos los que han aprendido del fracaso, de los errores de las políticas y programas, son los que viven la realidad del día a día, los que por 30 años o más sufren la imposición, la manipulación de sus vidas, la falta de respeto a sus derechos y dignidad, pero guardan la experiencia de años de la práctica docente solitaria, sin acompañamiento, sin apoyo.

Las autoridades educativas en turno no quieren escuchar la realidad por reveladora de las promesas incumplidas, los desaciertos, las carencias, el olvido.

Cómo se pretende alcanzar buenos resultados en la aplicación de la prueba PISA, cuando lo que reciben los maestros para cumplir su misión, son capacitación y supuesto apoyo sin materiales didácticos relevantes, tampoco pertinentes y equitativos, lo que se destina a ello se hace mal y se gasta mal, no puede haber eficacia y eficiencia en el Sistema Educativo cuando gobierna la burocracia que se impone sobre lo académico, lo pedagógico y la práctica docente, para justificarse.

Se quiebra la libertad creativa de los maestros con circulares y lineamientos, plataformas de información inútiles con la obligación de llenar a última hora, ante ello no puede haber buenos resultados educativos cuando la mirada se restringe a lo que se observa desde el escritorio o se usa a la educación como trampolín político.

En la última década, han pasado por la Secretaría de Educación Pública, cinco secretarios, cada uno con una visión personal del tema educativo y del Sistema Educativo Nacional, que ha quedado de manifiesto en el discurso y en las acciones emprendidas.

Más allá de la retórica de la política educativa de cada administración, que a todas luces indica falta de continuidad en las políticas públicas, cambio en el discurso, en la percepción de las acciones, lo que causa incertidumbre en los maestros, pues junto con el titular de la Secretaría llegan y se van otros mandos dentro del sector.

Así se ha manejado la política educativa, entre el descontrol, la incertidumbre, las ocurrencias, la improvisación; el costo de los malos resultados se endosan a los maestros que en nada tienen la culpa, nunca han sido escuchados.

Los resultados de la aplicación de la prueba PISA en 2012 los conocieron quienes tienen la actual administración, es estúpido alegar que los cambios requieren de tiempo mientras maduran, hubo tiempo para implementar políticas y programas de manera urgente en secundaria y toda la educación básica, en 2015 esos estudiantes fueron los evaluados, pero no, lo urgente fue la controvertida evaluación de los docentes para espantarlos y satanizarlos ante la sociedad.

Los aprendizajes de los alumnos no se sabe para cuándo se den, ahí está el primer fracaso de la mal llamada reforma educativa, la inquisitoria evaluación docente que no se concluye, no aporta a la mejora educativa, el estancamiento es el resultado.

¿Hasta cuándo la educación será un tema serio para los políticos?

Luchemos por un México y Estado de México sin corruptos y una educación de calidad.

Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *