SE INUNDAN LOS MASONES

luis-zamora-calzada-columna-2015SE INUNDAN LOS MASONES

Luis Zamora Calzada

La lluvia arreciaba el viernes diecisiete de diciembre del año que acaba, eran las dos de la tarde y lo que minutos antes fue sonido de gotas de agua ya era un torrente en el techo del auditorio “Adolfo López Mateos” de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de México, en el interior, el extremo izquierdo empezó a inundarse, el agua que botaba del cielo y del suelo obligó a los ocupantes de las butacas retirarse y buscar otro espacio para resguardarse.provincia_2015515_1328212442

En la palestra una voz fuerte tronaba como un rayo en los oídos de mucha gente oficial allí reunida, no daban crédito a lo que escuchaban, el rostro del eterno presidente que impone medallas y pergaminos anuales a nombre de dicha sociedad, se tornó dura, las rayas de su rostro en proceso de envejecimiento parecían hacerse más profundas, como zanjas que no se llenan por lo que sentía gran parte del auditorio y por los aplausos que de manera espontánea surgieron antes las aseveraciones que se expresaban con fervientes deseos de libertad, justicia y democracia.

Miraba de un lado a otro, su vista se encontraba con la del represente del gobierno estatal ─parecía suplicar disculpas por las palabras que quizá profanaban el recinto, contradiciendo lo anteriormente emitido─, la voz del enojado personaje, en participación anterior habría asegurado que la administración del Lic. Peña “era brillante y sus reformas estructurales la más grande producción del México actual”.

En el micrófono el Dr. en derecho Oscar Valdez Ramírez expresaba entre otros lo siguiente:

“El presente de México se torna incierto, con una figura Presidencial desgastada y agotada, muestra de ello es el hecho de los ex gobernadores con problemas ante la ley y un vacío total en la impartición de la justicia, los grandes movimientos sociales no se gestan por la corrupción, se gestan por la injusticia en la impartición de la ley, un agotamiento de las instituciones en su credibilidad y una simulación en las instituciones denominadas autónomas, puesto que los organismos autónomos son nombrados por el presidente de la república y esto los convierte en empleados, una falta de credibilidad y de legitimidad en las instituciones responsables con la seguridad nacional, el ejército realizando acciones de policía, y la policía coludida con el crimen organizado, no se puede concebir un narcotraficante sin el respaldo de la policía, desde local, estatal y hasta federal, el respeto a la autoridad se perdió desde que la policía se volvió empleado del narcotraficante y dejó de servir al país,…

… El México del presente, es un país agraviado por los excesos de los gobernantes en la soberbia del poder, un pueblo pidiendo sangre en el Coliseo Romano y unos gobernantes que no sirven al altar si no del altar se sirven.

…decía Carlos Fuentes a los pobres no se les permite ser corruptos, los empresarios de México sin excepción confunden las limosnas con la filantropía, dicen amar a México y no pagan impuestos, buscan esquemas de outsourcing para no pagar, y nadie los llama al orden, crean fundaciones para evadir impuestos coludidos con las autoridades.

… Es inconcebible que sigamos manteniendo a los partidos políticos, no tenemos por qué financiar a los partidos políticos, si quieren hacer política que la paguen de su bolsa no de la bolsa de los mexicanos, que no usen el pretexto de que si no les dan presupuesto se filtraría el narcotráfico si ya estamos en una era de narco políticos, los casos del Estado de Guerrero y Michoacán son emblemáticos, reza un refrán musulmán ¿qué prefieres cinco o uno?, refiriéndose a los dedos de la mano, cinco con la mano abierta puede al golpe romper un dedo, cerrando la mano es uno, es un puño y es difícil lesionarlo, cuando la indiferencia ante los problemas de narcotráfico nos hizo ajenos, nos afectó cuando la violencia se volvió parte de nuestra vidas, el robo, la extorción, el secuestro han alcanzado cifras inimaginables que hacen parecer un Estado Fallido.

… en México, nuestros candidatos están siendo elegidos con menos del 34% del padrón electoral, el 66% no los eligió, esto da pie a que se tengan problemas de legitimación, en este caso no existe ninguna ley que sea progresista en ese sentido.

El financiamiento de los partidos políticos es exorbitante y no está fiscalizado debidamente, debe desaparecer, si los políticos desean hacer política que les cueste a ellos no a nosotros.

… Los Gobernadores de los Estados se han vuelto tlatoanis, intocables, señores feudales que toman los dineros públicos como si fuesen propios, no está exento nadie, basta ver cómo llegan y como salen, no viven del salario, viven de los negocios, sin excepción los gobernadores deben ser sujetos al escrutinio público así como sus colabores, hacer públicas sus declaraciones patrimoniales así como sus colaboradores, en todos los niveles, la transparencia es la solución, la falta de información dolosa se ha vuelto una temeridad.

Los alcaldes no se quedan atrás, desvían recursos de fondos federales sin miramientos, deberían recordarles que la ignorancia de la ley no exime su cumplimiento, pero son neófitos en la administración de los bienes bajo su resguardo.

… Es intolerable que desde la primer magistratura hasta el último servidor público, ignoren la Constitución, no somos lacayos ni aduladores, son nuestros empleados y nos ven como súbditos, debe acabar ese lacayismo y esa adulación, para terminar este mal, la solución es la educación, un pueblo educado vota, exige, cumple la ley, respeta, no es con reformas mal llevadas como se conduce un país, es con trasparencia y dialogo, convencer para vencer, participar para compartir, un proyecto de Nación Incluyente donde quepamos todos sin distinción, donde la igualdad no sea letra muerta y donde la aplicación de la ley sea sin distinción.

Maestros bien pagados, policías bien pagados, con vocación de servicio, sin líderes charros, sin intermediaros, jóvenes con un proyecto educacional vinculado al aparato productivo, no al azar, dejar de improvisar en la educación….”.

Palabras prohibidas en un recinto como aquel que se dice liberal, con actuares conservadoras en un pueblo empobrecido, con injusticia y falta de libertades, ante voces descriptivas, en la cúpula de un imaginario inexistente se rasgan sus vestiduras, dejando al descubierto la importancia de sus canonjías institucionalizadas y no los valores patrios olvidados e inexistentes.

 

Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *