TEMAS CENTRALES: UNA ELECCIÓN INQUIETANTE

miguel-tirado-rasso-columna-2015

TEMAS CENTRALES: UNA ELECCIÓN INQUIETANTE

Miguel Tirado Rasso | Temas Centrales

Tercer debate entre los candidatos Hillary Clinton y Donald Trump en la carrera hacia la presidencia de los EUA. Último encuentro, el realizado la semana pasada, en el que, también, como en los dos anteriores, según los sondeos levantados por la cadena CNN, la candidata demócrata tuvo mejor desempeño que su contrincante, aunque con una marcada tendencia hacia la baja.entrada

En efecto, en la encuesta del primer encuentro, la candidata demócrata obtuvo una ventaja de 35 puntos (62 por ciento la vieron como triunfadora contra apenas 26 por ciento, que les gustó más Trump). En el segundo debate, la diferencia le siguió siendo favorable, aunque ya no tan abultada, y se redujo a 23 puntos (57 por ciento contra 34 por ciento). En el tercero y último debate, para fortuna de la candidata, su ventaja fue ya de sólo 13 puntos sobre su oponente (52 por ciento contra 39).

Esto es, contra toda predicción y con todo y las tablas de la demócrata, y a pesar de los errores básicos, podríamos calificarlos, cometidos por el magnate impresentable, en la percepción de los encuestados por CNN, el desempeño de Clinton fue a la baja frente al republicano, que habría ido de menos a más, pues mientras que ella perdió 23 puntos, él subió 13, entre el primer y tercer debate.

No obstante lo anterior, pareciera ser que los números no le van a alcanzar al empresario neoyorquino, por lo que es probable que, finalmente, la elección se la lleve la ex senadora, para tranquilidad mundial. Sin embargo, nunca es descartable una desagradable sorpresa. Y es que, aunque este excéntrico candidato hace todo lo posible por perder simpatizantes y opera contra lo que recomienda el manual de la política, no deja de ser atractivo para un importante sector de la población norteamericana, a los que ha cautivado con su discurso de ultraderecha, agresivo, racista, proteccionista y xenofóbico.

Para muchos, resulta una figura aspiracional que representa el sueño americano. Empresario de éxito, millonario ostentoso, egocéntrico y políticamente incorrecto. Y tal vez esto último sea lo que ha convencido a muchos de sus seguidores en una coincidencia entre un hartazgo generalizado de la política y sus actores y un sentimiento de olvido de parte del sistema. No se puede entender de otra manera que, no obstante sus declaraciones desafortunadas, sus comentarios soeces, sus evidentes mentiras, su enorme soberbia y los múltiples errores cometidos a lo largo de su campaña (va por el tercer equipo de campaña), continúe con un porcentaje de poco más de 40 por ciento de simpatizantes.

Las campañas electorales tienen por finalidad lograr un posicionamiento y sumar adeptos para obtener su apoyo a través del voto. Esto es, hacer proselitismo para lograr mayorías, que es la fórmula para ganar una elección. Y mientras que la candidata demócrata lleva a cabo una campaña electoral ortodoxa, cuidando formas  y detalles, Trump, en cambio, ha hecho exactamente lo contrario. Con su discurso de odio, a la fecha se ha echado en contra el voto de los afro americanos, de los latinos, de las mujeres, de la comunidad musulmana, entre otros sectores de la población, incluyendo algunos importantes dirigentes de su propio partido.

A dos semanas de la elección, la ventaja promedio de Hillary Clinton sobre Donald Trump es de 6.4 puntos porcentuales  (Real Clear Politics), con un margen de error de 3 puntos. Para los republicanos que ven, con estos números, un escenario difícil, la preocupación es, al menos, tratar de conservar el control en las cámaras de Senadores y de Representantes.

Actualmente tienen la mayoría en el Senado con 54 lugares, contra 46 escaños de los demócratas. El 8 de noviembre estarán en juego 34 lugares, de los cuales 24 pertenecen actualmente a los republicanos y 10 a los demócratas. Según cálculos de Real Clear Politics, en la nueva composición, los demócratas podrían contar con 47 posiciones contra 46 de los republicanos y 7 escaños estarían sin definición, con lo que los demócratas estarían en posibilidad de alcanzar la mayoría.

En el caso de la Cámara de Representantes, la elección del 8 de noviembre será para la totalidad de sus 435 lugares y, según Real Clear Politics, el cálculo es que los republicanos conserven la mayoría con al menos 224 lugares contra 190 de los demócratas y 21 sin definición.

Así las cosas para la inminente elección que ha puesto nervioso a prácticamente todo el mundo.

Mail: mitirasso@yahoo.com.mx

Esta entrada fue publicada en Varios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *