OAXACA VIVES EN MÍ Y YO POR TI DOY LA VIDA…

http://i0.wp.com/imagenpolitica.com/elblog/wp-content/uploads/2015/09/imagen-politica-de-mexico-y-del-mundo-oaxaca.jpgOAXACA VIVES EN MÍ Y YO POR TI DOY LA VIDA…

Por: Mayolo Domínguez

Oaxaca 18 de Julio.- Benito Pablo Juárez García nació el 21 de marzo de 1806 y muere en la ciudad de México el 18 de Julio de 1872,  fue un hombre ejemplar, símbolo de la masonería universal, gobernador del Estado de Oaxaca, abogado y político mexicano, de origen indígena (de la etnia zapoteca), presidente de México en varias ocasiones, del 18 de diciembre de 1857 al 18 de julio de 1872.

 De acuerdo con datos del sitio electrónico especializado “biografiasyvidas”, a los 13 años, el pequeño Benito viajó a Oaxaca donde fue protegido de Antonio Salanueva, quien lo ayudó a estudiar en el Seminario de la Santa Cruz y 1828 en el Instituto de Ciencias y Artes.

Oaxaca Vives en Mi

Oaxaca Vives en Mi

En 1831, con 25 años, Benito Juárez fue elegido regidor del ayuntamiento de Oaxaca y al año siguiente, diputado al Congreso del Estado donde se caracterizó por defender los intereses de los ciudadanos, lo que le valió en 1846 ser elegido diputado por Oaxaca ante el Congreso de la Unión.

El crecimiento del joven político era evidente, en 1831 fue elegido gobernador de su estado natal, cargo en el que permaneció hasta 1852, refiere la fuente.

Precisamente hoy los hombres y mujeres libres en la República Mexicana, conmemoramos el 144 aniversario luctuoso del Ilustre Hermano Benito Pablo Juárez García y en muchas Logias y Talleres se rinde homenaje al Benemérito de las Américas en lo que los masones llamamos “el día de la transición” pues se trata de un masón que encontró la inmortalidad del alma quien con sus acciones continúa viviendo en el corazón y el pensamiento de todos sus hermanos.

Pero que gran diferencia del Oaxaca en que Juárez creció, se formó y gobernó, de ese Oaxaca queda muy poco, porque la cerrazón de los maestros ha venido socavando la mucha o poca tolerancia de una ciudadanía, cada vez más lastimada, más humillada y más engañada, porque es una gran mentira que a los maestros les interesen los padres de familia y lo más aberrante es que tampoco les interesa la educación de la niñez oaxaqueña, ya que en aras de su lucha personal y de intereses económicos, dejaron de dar clases durante tres meses y con toda desfachatez y falta de conciencia, están cerrando el ciclo escolar, atendiendo las clausuras de sus escuelas, como si hubieran trabajado sin faltar un solo día a sus centros de trabajo, de ese Oaxaca, de Juárez, no queda nada, solo anarquía, rebelión, chantaje, corrupción y dolor, mucho dolor.

Se acabó el apostolado, se terminó el compromiso y la honestidad del magisterio, hoy solo atienden sus compromisos sindicales, su política mediática, su guerrilla urbana y sus intereses personales, como es posible que sus dirigentes no piensen en el gran daño que le están haciendo a su estado, que de por sí es pobre y sus habitantes esperan con ansia la derrama económica que produce el turismo que nos visita con motivo de las fiestas de los “Lunes del Cerro”, estos maestros deberían de usar su inteligencia, su razonamiento o por lo menos deberían pensar y como en una guerra analizar, pedir y darse una tregua para  realizar las festividades de los lunes del cerro, como una muestra de humildad y civilidad, quitando todas las lonas y tendederos del zócalo de la capital, levantando su dizque plantón para permitir que las autoridades manden lavar y desinfectar ese lugar que ha invadido con sus olores fétidos, todos los portales, Alameda y calles adyacentes

Lo más lamentable es que los oaxaqueños nos estamos acostumbrando a toda esta anarquía, se desvirtuó la frase con la que titulamos esta entrega, “Oaxaca vives en mí y yo por ti doy la vida”, que vamos a dar la vida por nuestra querida Oaxaca, no salimos de nuestro confort, nadamos de a muertito y dejamos que otros piensen y actúen por nosotros, permitimos que nos impongan autoridades y como buenos malinchistas, permitimos que hombres blancos y barbados vengan a gobernarnos

Es cuanto…

Esta entrada fue publicada en Adultos Mayores, Mujeres y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *