LA JOYA DE LA CORONA

jose-rangel-columna-2015.fwLA JOYA DE LA CORONA

José Rangel Espinosa | La Joya de la Corona

El fenómeno que se presenta en el Partido Revolucionario Institucional -por sus causas y efectos- es urgente de analizarse y en lo posible hacer prospectiva a la luz de los procesos electorales que le darán brújula al país para los próximos años.

Partido Revolucionario Institucional

Partido Revolucionario Institucional

La causa principal es el resultado de alto impacto negativo para los fines del partido sucedido el pasado 5 de junio, ya sea típico por el desgaste natural o provocado por las perversidades que dicen a veces aplican los usuarios en torno del poder público prestado por el titular, que marca un record negativo en elecciones locales.

Otra causa y justo hay que decirlo, es la renuncia inmediata de Manlio Fabio Beltrones a la dirigencia nacional. Sí bien esta debió ser como lo hizo, con el corazón y el pundonor en la mano, necesaria era la cabeza fría para hacerlo en el momento más oportuno; o sea buscar el acuerdo institucional. Este hecho visceral violentó las decisiones.

Por obvias razones la designación debe ser inmediata y colocando al frente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) a la mujer o al hombre más calificado para superar el bache o socavón -que no es más que eso- que las lluvias de golpes generaron; calificación que debe cumplir los requisitos de legalidad, legitimidad y congruencia.

A quien se contrate no le voy a cuestionar el cumplimiento de estos requisitos escritos y no escritos, ya que no soy nadie para hacerlo, pero sí voy a recriminar severamente a los miembros del Consejo Político Nacional (CPN) que voten el próximo martes sin hacer antes una profunda reflexión.

En una democracia representativa los representantes deben hacer meditaciones responsables antes de emitir una opinión, un posicionamiento o un voto a nombre de sus representados. La decisión que tome el CPN definirá la actitud que ante la crisis actual tomemos los priistas. En las ideas debemos ser optimistas y en la práctica pesimistas, siendo realistas el pronóstico tricolor no es bueno.

Aquí abordaremos los efectos; más que la expresión retórica de que el partido les da forma a nuestras revoluciones sociales o de que es guía de los Gobiernos Federal, Local y Municipal, es necesario revisar aspectos que abordé en alguna colaboración anterior. El PRI le da forma a una ideología, es una entelequia, es un logo impreso en propaganda; al partido le damos vida las personas: los dirigentes, los cuadros, los militantes y en las elecciones también los simpatizantes. Todos padecemos efectos distintos y trataré de resumir lo que he leído, escuchado al pasar y lo que he consultado.

Los dirigentes están viendo la manera de sacarle provecho personal; los cuadros esperan la coyuntura para encauzar a sus huestes en el camino de mayor beneficio gremial; los militantes como siempre seguirán a los líderes reales y los simpatizantes votarán por los más congruentes. En síntesis, estamos ante el umbral de una nueva división del priismo.

Y como dijera un personaje de la farándula que ha vuelto a ser famoso por las imágenes televisivas, en redes y las fotografías publicadas en los medios impresos ¡nuuuuuunca me hagan eso, mira nomás, nomááááááááás!

Ex Diputado Federal LIX  y LXII José Rangel Espinosa.

Twitter @PepeRangel1910

 

Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *