TEMAS CENTRALES: ELECCIONES 2016, PRONÓSTICOS

miguel-tirado-rasso-columna-2015TEMAS CENTRALES: ELECCIONES 2016, PRONÓSTICOS

Miguel Tirado Rasso | Temas Centrales

A solo seis días de que concluya el período de campañas para la jornada electoral del próximo 5 de junio, candidatos y dirigentes de los partidos políticos participantes se encuentran al borde de un ataque de nervios. Bueno, al menos aquellos a quienes las encuestas les hacen pasar noches de insomnio por las variaciones en sus resultados.

Y es que, a estas alturas, por la proximidad de la fecha de los comicios y los trabajos de campaña realizados, se podría pensar que sus resultados, esa fotografía instantánea que representan estos estudios de opinión, estaría marcando un sentido de preferencia más cercano a la realidad, lo que podría esperarse el día del juicio final, para bien de unos y preocupación de otros. Porque en ocho días que restan de campaña, ya es poco lo que se podría hacer para enderezar el rumbo o cambiar imagen, si fuera el caso.

Elecciones

Elecciones

La guerra de lodo ha sido la característica de estas campañas. Destruir al contrincante es la estrategia, exponiendo toda clase de faltas, fallas y defectos, supuestos o reales, sin importar las consecuencias, porque esta guerra ensucia por parejo a todos, a quien llegue hasta el final, y a los que se queden en el camino. Y luego nos preguntamos a qué se debe el alto índice de abstencionismo, cuando lejos de promover el voto, con tantas descalificaciones y el desprestigio generado, lo que en realidad se está haciendo es inhibirlo.

Pero veamos cómo se ve el panorama político-electoral a unos días de la fecha de los comicios. En primer lugar, nos referimos a las alianzas. Para enfrentar con éxito al partido en el poder, PAN y PRD buscaron unir esfuerzos y participar en alianza que finalmente concretaron en los casos de los comicios para gobernador en 5 estados, a los que se sumó el Partido del Trabajo (PT): Durango, Oaxaca, Quintana Roo, Veracruz y Zacatecas. Para el caso de la elección en Puebla, Acción Nacional se alió sólo con los partidos del Trabajo (PT) y Nueva Alianza (PANAL).

El PRI, por su parte, acordó coaligarse con el Partido Verde (PVEM)  en Puebla, y con éste y el PANAL, en 6 estados más (Aguascalientes, Hidalgo, Durango, Oaxaca, Quintana Roo y  Zacatecas). En el caso de Aguascalientes, el PT también se sumó a la alianza.

Ahora bien, confiados en su voto duro, el PAN participa solo en 6 estados (Aguascalientes, Chihuahua, Hidalgo, Sinaloa, Tamaulipas y Tlaxcala), el PRI en 5 (Chihuahua, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala y Veracruz) y el PRD, porque no le quedó de otra, también se embarcó solo en 7 entidades (Aguascalientes, Chihuahua, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Sinaloa y Tamaulipas). El caso de Morena, es diferente. De intención no buscó ninguna alianza, pues a su fundador le interesa conocer su fuerza propia. Ya después verá si le conviene o no sumar socios, porque su proyecto político es para el 2018.

Bueno, esas son las alianzas oficiales, las registradas ante la autoridad electoral, porque de las otras, las de último momento, las que se dan por convicción, por conveniencia o por presiones inconfesables, y que se han acelerado en el último momento, poco podemos comentar porque son impredecibles. Eso sí, son las que pueden cambiar el escenario electoral de manera radical y alterar cualquier intento de pronóstico.

De los cinco estados que no han experimentado la alternancia (Durango, Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz), el PRI tendría amarrado Hidalgo y quizás lograra triunfar en Durango y Quintana Roo. En Tamaulipas la tiene muy complicado y en Veracruz está en empate técnico, en ambos estados el PAN tiene serias posibilidades.

El líder del tricolor, Manlio Fabio Beltrones, se puso como meta alcanzar 9 triunfos. Esto es, mantener el mismo número de gubernaturas que actualmente están bajo sus colores, aunque no necesariamente las mismas. Un compromiso no fácil de lograr. Tal vez podría ganar en Chihuahua, Oaxaca, Sinaloa y Zacatecas, y con las tres mencionadas, estaría a dos triunfos de su meta.

Ni duda cabe que es el Revolucionario Institucional, el partido que tiene más que perder. El Sol Azteca, por su parte, se encuentra en capilla, pues lo que está en juego es su futuro. De las doce elecciones en disputa, sólo podría aspirar a una, Tlaxcala. Porque, como lo hemos dicho con anterioridad, los triunfos que logre en alianza con el blanquiazul no le redundan ningún beneficio, pues son alianzas electorales sin mayores compromisos y, por lo mismo, sin posiciones para presumir.

El PAN se ve fuerte en Puebla y Tamaulipas, también parecía estarlo en Veracruz, pero tras la guerra sucia entre los contendientes, el más afectado resultó ser el candidato panista, por lo que ha visto reducida su ventaja y, aunque Aguascalientes es una incógnita, el blanquiazul parece llevar mano.

Finalmente, el caso Morena. Cualquiera que sean sus resultados que obtenga este partido, abonarán en su posicionamiento, y ni que decir si diera la sorpresa en Zacatecas o en Veracruz. Por lo pronto, todo hace suponer que ratificará su posición como primera fuerza política en la Ciudad de México, con lo que su fundador se sentirá más que satisfecho, por aquello de su proyecto político.

mitirasso@yahoo.com.mx

www.almomento.mx

AMN.MX/mtr/tgl

Esta entrada fue publicada en Columnas, Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *