LA SEGUNDA UNCIÓN DE PEÑA; EMPIEZAN REACOMODOS

LA SEGUNDA UNCIÓN DE PEÑA; EMPIEZAN REACOMODOS

Dintel

Impacto El Diario

Por Abelardo Martín M.

Enrique Peña Nieto

Enrique Peña Nieto

Hasta el momento, los resultados de las elecciones en 14 estados de la República favorecen al sistema de gobierno promovido por el PRI del presidente Enrique Peña Nieto.

Habrá quienes vean en el posible triunfo panista de Baja California, una derrota o un revés para el presidente, pero, bien visto significa un reacomodo al interior de los grupos en el PRI.

En la realidad Peña Nieto tiene una segunda toma de posesión a 7 meses de iniciada su administración de gobierno. El triunfo priista en prácticamente la totalidad de los 13 estados restantes, salvo Baja California, significa que el priismo consolida su mayoría y amplía sus redes de poder. A los ojos ajenos o externos es la democracia civilizada. Peña Nieto no tiene la esencia del dictador. Hacia el PRI, la pérdida no es de su grupo político.

En las pasadas elecciones, entidades como Tamaulipas, Veracruz y Quintana Roo, entre otros, la mala operación política llevó al priismo a la derrota, compensada por la voluminosa votación de otros estados, hubo ajustes y se recuperó el priismo. El caso más significativo es Benito Juárez (Cancún), donde Roberto Borge rompió el estigma y ganó el priista Paul Carrillo. Le arrebató al PRD y al Partido Verde (aliado aparente al priismo) su principal bastión histórico.

Es riesgoso hablar de derrotas o triunfos definitivos, los partidos políticos saben que el resultado de las urnas es apenas un dato, porque todos acuden a los tribunales electorales para intentar ganar allá lo que no obtuvieron en las urnas. Todos los partidos actúan idéntico, no se distinguen ni en ese punto. Alegan ganar denunciando maniobras ajenas, sin ver las propias. Mexicanos todos, los políticos cortados con la misma tijera e idéntico molde.

El caso Baja California para el PAN tampoco significa un triunfo, porque el panismo está fracturado a nivel nacional como lo está el priismo a nivel estatal, no de ahora, de hace por lo menos 25 años. Ahí está el origen de la derrota priista local.

Hubo quienes creyeron al estado emblema de la frontera como bastión tricolor, sin considerar el jaloneo que culminó con la postulación de Fernando Castro Trenti, con más carrera federal que estatal. Su derrota así fue previsible y explicable.

No faltará quienes atribuyan la derrota a Jorge Hank Rhon, quien aspiró a la candidatura pero que a pesar de su relación y paisanazgo con el presidente Peña y su filiación mexiquense, no alcanzó el consenso.

No significa tampoco un revés para el coordinador de los diputados, Manlio Fabio Beltrones, quien mantiene estrecha y perfecta coordinación con el equipo presidencial y su apoyo al candidato perdedor se circunscribía a lo estrictamente partidista e institucional

Los alegatos en tribunales pasarán más pronto de lo imaginable porque la contundencia de los resultados electorales salta a la vista. No puede dejarse de lado, por otra parte, el deterioro de la credibilidad de los órganos electorales, federal y estatal. Ahí están los hechos:

El Consejo General del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del estado (IEPC) aceptó que se registró un error el Programa de Resultados

Electorales Preliminares (PREP), sin embargo, los cinco consejeros acordaron continuar los resultados hasta el cierre del cómputo. En las primeras horas de este lunes, el pleno del consejo acordó que una vez que se lleve a cabo el conteo de las actas de los 17 distritos electorales de Baja California se tendrá el resultado definitivo de la elección para gobernador y los resultados del PREP mantendrán su carácter de preliminares. De miércoles a domingo se hará el conteo de los votos, como parte del procedimiento oficial.

El caso más emblemático se enfoca ahora a Benito Juárez, más conocido como Cancún, en donde el gobernador más joven del país se anotó un triunfo que ninguno de sus antecesores logró.

Quintana Roo recupera todas las presidencias municipales y casi todo el Congreso, lo que da a Borge la oportunidad de mejorar su posicionamiento federal.

Vienen ahora los ajustes en el equipo del presidente Peña Nieto, quien ha cumplido con los llamados “compromisos políticos”, pero que ahora apostará a la eficacia de sus colaboradores. Más de un funcionario de los primeros niveles saben que no están a la altura de la tarea y que Peña Nieto no se parece, en nada, a sus antecesores, Vicente Fox y Felipe Calderón, que sacrificaron eficacia por supuesta lealtad. Lo dijo y lo ha repetido “en corto”, no tiene amigos, entre sus colaboradores, quien no funcione se irá, más pronto que tarde. El tiempo vuela.

www.almomento.mx

Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *