NACE EN COSSAK UCRANIA, HRYHORRI SKOVORODA, FILÓSOFO, POETA, PROFESOR Y COMPOSITOR UCRANIANO

ImagenPoliticadeMexicoydel Mundo-HoyEnLaHistoria

NACE EN COSSAK UCRANIA, HRYHORRI SKOVORODA, FILÓSOFO, POETA, PROFESOR Y COMPOSITOR UCRANIANO

HoyEnLaHistoria | 03 DICIEMBRE 1722

Hryhorii Savych Skovoroda nació el 03 de diciembre de 1722 en Cossack (Ucrania).Skovoroda recibió su educación en la Academia de Kiev-Mohyla en Kiev. Perseguido por los poderes terrenales y espirituales, el filósofo llevó una vida itinerante de un pensador-mendigo. En sus tratados y diálogos, los problemas bíblicos coinciden con los examinados anteriormente por Platón y los estoicos.

03 DICIEMBRE 1722 NACE EN COSSAK UCRANIA, HRYHORRI SKOVORODA, FILÓSOFO, POETA, PROFESOR Y COMPOSITOR UCRANIANO

03 DICIEMBRE 1722 NACE EN COSSAK UCRANIA, HRYHORRI SKOVORODA, FILÓSOFO, POETA, PROFESOR Y COMPOSITOR UCRANIANO

Skovoroda es conocido como un compositor de música litúrgica, así como una serie de canciones con sus propios textos. De estos últimos, varios de ellos han pasado en el ámbito de la música popular ucraniano. Muchas de sus canciones filosóficas conocidas como “Skovorodyski Psalmy” se encontraron con frecuencia en el repertorio de los músicos populares ciegos itinerantes conocidos como kobzars. Fue descrito como un jugador competente en la flauta, torban y Kobza.

Hryhorii Skovoroda es el autor de una colección de poemas originales, “El jardín de canto divino “, que incluía sátira ucraniano del siglo XVII, también “Cada ciudad tiene que tener sus costumbres y derechos”, así como una colección de fábulas,“Fábulas de Kharkov”.

La creatividad de Skovoroda ejerció considerable influencia sobre sus seguidores: I. Kotliarevsky , Y. Hrebinka , G.Kvitka-Osnovjanenko, T. Shevchenko .

Tres días antes de morir, fue a la casa de uno de sus mejores amigos y le dijo que había venido para quedarse permanentemente. Cada día que dejó la casa temprano con una pala, y resultó que estuvo tres días cavando su propia tumba. En el tercer día, se comió la cena, se levantó y dijo: “Mi tiempo ha llegado”. Entró en la habitación de al lado, se acostó y se murió.
Pidió a la siguiente epitafio para ser colocado en su lápida: “El mundo trató de atraparlo, pero no tuvo éxito”.

Publicado en Efemérides, Historia | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

NAPOLEON ES CONSIDERADO EMPERADOR DE FRANCIA

ImagenPoliticadeMexicoydel Mundo-HoyEnLaHistoriaNAPOLEON ES CONSIDERADO EMPERADOR DE FRANCIA

HoyEnLaHistoria | 02 DICIEMBRE 1804

Desgraciadamente, esta paz duramente adquirida es rota el 16 de mayo de 1803 por Inglaterra que decreta el embargo contra las naves francesas y holandesas. Napoleón replica el 20 de junio por medio de un decreto que prohíbe la entrada a Francia de toda mercancía proveniente de Inglaterra o de sus posesiones. Se propone lavar la afrenta considerando una expedición punitiva al corazón mismo de Inglaterra. Moviliza la flota y la armada de tierra a Boloña.

02 DICIEMBRE 1804 NAPOLEON ES CONSIDERADO EMPERADOR DE FRANCIA

02 DICIEMBRE 1804 NAPOLEON ES CONSIDERADO EMPERADOR DE FRANCIA

Es desde Inglaterra de donde los realistas emigrados a Londres, buscando derrocar a Bonaparte, fomentan un complot apoyándose en Cadoudal y sus cómplices en 1804. Son detenidos, juzgados y condenados. Napoleón Bonaparte, queriendo desanimar toda idea de un nuevo atentado a su persona, hace raptar el 15 de marzo en Ettenheim, en el gran ducado de Baden, al duque de Enghien, hijo único del último príncipe de Condé. Llevado a la fortaleza de Vincennes, es juzgado ahí mismo y condenado a muerte por una comisión especial presidida por el general Hulin, quien tratará de justificarse cerca de veinte años más tarde al publicar sus “Explicaciones ofrecidas a los hombres imparciales”. El príncipe es fusilado en las fosas, apenas la sentencia pronunciada, sin obtener la entrevista que solicitaba con Bonaparte. ¡Constant, ayuda de cámara del Primer Cónsul, nos cuenta en sus memorias que al anunciarse esta terrible noticia, la esposa del Primer Cónsul, Josefina, “entró o más bien se precipitó en la recámara gritando: ” El duque de Enghien está muerto! ” ¡Ah! ¿Amigo mío, qué has hecho?”… Éste palideció como la muerte, y dijo con una emoción extraordinaria: “¡Los desdichados se han apresurado demasiado!”

Diecisiete años más tarde, al redactar su testamento, tres semanas antes de morir, escribió: “He mandado arrestar y juzgar al duque de Enghien, porque eso era necesario a seguridad, al interés y al honor del pueblo francés, cuando el conde de Artois mantenía, de su declaración propia, sesenta asesinos en París. En semejante circunstancia, actuaría del mismo modo. “

Interviene entonces la cuestión de la supervivencia del régimen en la hipótesis de que el Primer Cónsul llegara a desaparecer brutalmente. En la opinión de los partisanos, sólo la fundación de una dinastía podría asentar definitivamente los logros de la revolución y del Consulado. Así, por un senatus-consulta del 18 de mayo de 1804, es con una sorprendente facilidad que Napoleón Bonaparte es proclamado emperador de los franceses con el nombre de Napoleón 1ero. Es sagrado por el Papa Pío VII en persona el 2 de diciembre siguiente en la catedral de Nuestra Dama de París.

La tercera coalición

Con el objetivo de inscribir su régimen en la duración y evitar todo retorno a la antigua monarquía, crea una nobleza imperial. En 1805, Austria adhiere a la convención anglo-rusa de San-Petersburgo. La tercera coalición contra Francia está en marcha. El 27 de agosto, tras enterarse de que el almirante Villeneuve se había refugiado con su flota en Cádiz, el Emperador juzga incierta una invasión de Inglaterra y ante las amenazas nacientes en el Este, ordena a su armada dejar Boloña y marchar hacia Alemania.

El 21 de octubre, la marina francesa es destruida frente a Trafalgar por la flota inglesa del almirante Nelson quien pierde la vida. En cuanto a Villeneuve, hecho prisionero, se suicida a su regreso a Rennes el 22 de abril de 1806, tras haber sido liberado bajo palabra.

A la cabeza de la Gran Ejército, tras una campaña fulgurante, Napoleón se lleva una de sus más prestigiosas batallas en Austerlitz el 2 de diciembre de 1805 contra los Austro-Rusos. El tratado de Presburgo quita a Austria numerosos territorios, dando fin al Santo Imperio Germánico, el cual, en Alemania, cede su lugar en julio de 1806 a la Confederación del Rin.

El 1ero de enero de 1806, el Código civil es puesto en aplicación en el reino de Italia. Con el fin de reconfortar su política en los estados conquistados, distribuye las coronas a sus hermanos: José es proclamado rey de Nápoles el 15 de febrero de 1806, Luis recibe el reino de Holanda el 5 de junio siguiente. Él mismo se convierte en protector de la Confederación del Rin. El régimen feudal es abolido en el reino de Nápoles. Fuerte tras haber restaurado la iglesia de Francia luego de los excesos de la revolución, solicita el apoyo del Papa en su lucha contra Inglaterra, pidiéndole cerrar sus puertos a los navíos ingleses. El Papa se hace el sordo. Esta actitud es resentida por Napoleón como una traición.

La cuarta coalición

Al no aceptar la supremacía francesa a sus puertas y, empujada por Inglaterra, Prusia decreta la movilización el 9 de agosto y su armada es hecha trizas en Jena el 14 de octubre siguiente. El 27, Napoleón realiza su entrada triunfal en Berlín a la cabeza de la Gran Ejército. Después de muchos reveses, Prusia firma un armisticio en Charlottenburg. Fortalecido por los nuevos territorios tomados a Prusia, Napoleón hace renacer Polonia creando el Gran Ducado de Varsovia. El 21 de noviembre, desde Berlín, el Emperador decreta el Blocus continental que prohíbe a los países bajo influencia francesa, todo comercio con Inglaterra. Ve en este medio la mejor manera de dar un golpe terrible a la economía inglesa y espera que esta medida incite al pueblo inglés a levantarse contra sus dirigentes.

El 26 de noviembre, Federico-Guillermo de Prusia se rehúsa a ratificar el armisticio de Charlottenburg. Cuenta con el apoyo de los rusos para salirse de problemas. Por desgracia para él, Rusia es vencida por el Emperador en Friedland el 14 de junio de 1807 y debe aceptar las condiciones de paz así como la alianza francesa por medio del tratado de Tilsit del 7 de julio siguiente.

Napoleón, consciente de que su Blocus contra los intereses británicos requiere la ocupación de las costas, se acerca a España y obtiene el derecho de paso que permite a las tropas francesas bajo el mando de Junot, dirigirse a Portugal (aliado inglés) en donde llegan a Lisboa el 30 de noviembre de 1807. En España, el rey Carlos IV ve a su propio hijo Fernando contestar su corona. Frente al giro que toma este asunto, solicita el arbitraje de Napoleón. Tras un encuentro bastante lamentable en Bayona, Napoleón pone a todo el mundo de acuerdo poniendo al hijo en Valençay, en residencia vigilada, y obteniendo la abdicación del padre. ¡Un reino no podría quedarse sin un rey! Así, el Emperador hace venir a su hermano José del reino de Nápoles, le quita su corona (que da a Murat) y le da en cambio la de España.

Tras haber anexado a Portugal, Napoleón es maltratado en España por las numerosas revueltas del pueblo excitado por la iglesia que rechaza la imposición del rey José. Este triste asunto acabará por un punzante fracaso y disminuirá las fuerzas de la Armada francesa, que lo resentirá en las futuras campañas que emprenderá Napoleón.

Apenas las dificultades en España son conocidas, Austria retoma las armas contra las tropas francesas estacionadas en Alemania, invadiendo Bavaria el 8 de abril de 1809, no sin haberse asegurado previamente de la alianza de los ingleses. La quinta coalición ve la luz.

Publicado en Efemérides, Historia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

PORTUGAL SE INDEPENDIZA DE ESPAÑA

ImagenPoliticadeMexicoydel Mundo-HoyEnLaHistoria

PORTUGAL SE INDEPENDIZA DE ESPAÑA

HoyEnLaHistoria | 01 DICIEMBRE 1640

Para la independencia del Condado de Portugal frente al reino de León en el siglo XI, véase Alfonso I de Portugal.

Para la independencia del reino de Portugal frente al imperio napoleónico en el siglo XIX (las campañas hispano-portuguesas de las guerras napoleónicas, también llamadaspeninsular war), véase Guerra de la Independencia Española.

Para la independencia del reino de Portugal frente al imperio del Brasil en el siglo XIX, véase Revolución liberal de Oporto.

La independencia de Portugal frente a la Monarquía Hispánica o Restauração da Independência (“restauración de la independencia”) se produjo el 1 de diciembre de 1640mediante la entronización de Juan IV de Portugal de la Casa de Braganza, nueva dinastía reinante en el reino de Portugal en detrimento de la Casa de Austria. La unión ibéricase había mantenido durante 60 años, desde 1580. Actualmente el 1 de diciembre es fiesta nacional portuguesa.

01 DICIEMBRE 1640 PORTUGAL SE INDEPENDIZA DE ESPAÑA

01 DICIEMBRE 1640 PORTUGAL SE INDEPENDIZA DE ESPAÑA

La muerte del rey don Sebastián en la Batalla de Alcazarquivir (1578) dio origen a una crisis dinástica, dado que la sucesión en la persona del cardenal Enrique I de Portugal fue muy efímera (murió en 1580). Felipe II de España reclamó sus derechos al trono portugués y envió un ejército, obteniendo su proclamación en las Cortes de Tomar de 1581. Durante 60 años, Portugal formó una unión dinástica aeque principaliter1 compartiendo el mismo soberano de la Casa de Austria con los demás reinos españoles. El 1 de diciembre las intrigas de la nobleza terminaron con la proclamación Juan IV de Portugal de la Casa de Braganza como rey de Portugal.

Durante el mandato de Felipe III se limitaron los privilegios de la nobleza portuguesa. Los impuestos aumentaron y la población empobrecía, siendo el imperio amenazado porInglaterra y Países Bajos, tradicionales enemigos de España.

El sentimiento de autonomía fue creciendo y en 1640 tuvo lugar una revuelta, en la que un grupo de conspiradores de la nobleza aclamó al Duque de Braganza como Rey de Portugal, con el título de Juan IV (1640-1656), dando inicio a la cuarta dinastía, la Dinastía de Braganza.

El esfuerzo nacional fue mantenido durante 28 años, con lo cual fue posible vencer en las sucesivas tentativas de invasión de los ejércitos de Felipe IV de España. En 1668 se firmó el tratado de Lisboa de 1668 por el cual España reconocía la soberanía del país vecino. La victoria de los restauradores portugueses se debió en gran medida a laSublevación de Cataluña, ya que todos los mejores soldados castellanos estaban ahí, así como a los esfuerzos diplomáticos de Inglaterra, Francia, Holanda y Roma por limitar el poder del Imperio español.

Paralelamente, las tropas portuguesas lograron expulsar a los holandeses de Brasil y de Angola y Santo Tomé y Príncipe (1641-1654), restableciendo el poder atlántico portugués.

Publicado en Efemérides, Historia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

NACE ANDRÉS QUINTANA ROO

NACE ANDRÉS QUINTANA ROO

HoyEnLaHistoria | 30 Noviembre 1789

(Mérida, 1787-México, 1851) Político mexicano. Inició sus estudios en el Seminario Conciliar de su ciudad natal y cursó los estudios de Derecho en la Universidad de México. Pasante en el bufete del doctor Pomposo, conoció a su pupila, Leona Vicario, y se enamoró de ella, que lo siguió en las vicisitudes y adversidades de la guerra por la independencia de México.

30 NOVIEMBRE 1789 NACE ANDRÉS QUINTANA ROO

30 NOVIEMBRE 1789 NACE ANDRÉS QUINTANA ROO

Presidió la Asamblea Nacional Constituyente y redactó el manifiesto al país con motivo de la declaración de Independencia. Perseguido por los realistas, y ante el temor de que fuera fusilada su esposa, en 1818 pidió y obtuvo el indulto. Después de conseguida la independencia patria, se entregó de lleno a colaborar en la organización política de su país.

Además de jurista y letrado, Quintana Roo fue un ensayista formidable y un prolífico escritor, como lo demuestran los numerosos artículos periodísticos, sus discursos de prosa enérgica y rotunda y los interesantes y escasamente conocidos escritos políticos de la época insurgente. Su labor en verso y en prosa quedó sembrada en periódicos y revistas de la época.

Iniciado en la poesía desde muy joven, publicó algún poema de corte clásico y posteriormente formó parte del grupo de románticos y neoclásicos, identificados con el liberalismo, que Altamirano calificó como “los poetas de la Independencia”. Publicó sus poemas con toda regularidad en El Diario de México. Menéndez Pelayo, que no escatimó elogios hacia el yucateco, encontraba en sus versos reminiscencias horacianas, aunque el ilustre erudito español afirmó que no ardían en él muy vivos los resplandores del numen.

Como poeta es un neoclásico influido por Manuel José Quintana; su principal composición es la oda Dieciséis de Septiembre, de alto tono patriótico, en la que exaltaba la libertad y condenaba a la tiranía. Más político, patriota y periodista que poeta, publicó dos periódicos de combate: Seminario Patriótico Americano y el Ilustrador Americano.

Publicado en Efemérides, Historia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

WINSTON NACE CHURCHILL QUIEN FUERA PRIMER MINISTRO DE REINO UNIDO

WINSTON NACE CHURCHILL QUIEN FUERA PRIMER MINISTRO DE REINO UNIDO

HoyEnLaHistoria | 30 Noviembre 1874

(Sir Winston Leonard Spencer Churchill; Blenheim Palace, Oxfordshire, 1874 – Londres, 1965) Político británico. A lo largo de su brillante carrera, sir Winston Leonard Spencer Churchill fue sucesivamente el hombre más popular y el más criticado de Inglaterra, y a veces ambas cosas al mismo tiempo. Considerado el último de los grandes estadistas, siempre será recordado por su rara habilidad para predecir los acontecimientos futuros, lo que en ocasiones se convirtió en una pesada carga para sus compatriotas.

30 NOVIEMBRE 1874 WINSTON NACE CHURCHILL QUIEN FUERA PRIMER MINISTRO DE REINO UNIDO

30 NOVIEMBRE 1874 WINSTON NACE CHURCHILL QUIEN FUERA PRIMER MINISTRO DE REINO UNIDO

Durante años, Churchill fue algo así como la voz de la conciencia de su país, una voz que sacudía los espíritus y les insuflaba grandes dosis de energía y valor. Su genio polifacético, además de llevarlo a conquistar la inmortalidad en el mundo de la política, lo hizo destacar como historiador, biógrafo, orador, corresponsal de guerra y bebedor de coñac, y en un plano más modesto como pintor, albañil, novelista, aviador, jugador de polo, soldado y propietario de caballerías.

Nació el 30 de noviembre de 1874 en el palacio de Blenheim, por aquel entonces propiedad de su abuelo, séptimo duque de Marlborough. Su padre era lord Randolph Churchill y su madre una joven norteamericana de deslumbrante belleza llamada Jennie Jerome. No hay duda de que en sus primeros años conoció la felicidad, pues en su autobiografía evoca con ternura los días pasados bajo la sombra protectora de su madre, que además de hermosa era culta, inteligente y sensible.

Quizás por ello, al ser internado por su padre en un costoso colegio de Ascot, el niño reaccionó con rebeldía; estar lejos del hogar le resultaba insoportable, y Winston expresó su protesta oponiéndose a todo lo que fuese estudiar. Frecuentemente fue castigado y sus notas se contaron siempre entre las peores. Cuando en 1888 ingresó en la famosa escuela de Harrow, el futuro primer ministro fue incluido en la clase de los alumnos más retrasados. Uno de sus maestros diría de él: “No era un muchacho fácil de manejar. Cierto que su inteligencia era brillante, pero sólo estudiaba cuando quería y con los profesores que merecían su aprobación.”

Churchill fracasó dos veces consecutivas en los exámenes de ingreso en la Academia Militar de Sandhurst. Sin embargo, una vez entró en la institución se operó en él un cambio radical. Su proverbial testarudez, su resolución y su espíritu indomable no lo abandonaron, pero la costumbre de disentir caprichosamente de todo comenzó a desaparecer. Trabajaba con empeño, era aplicado y serio en las clases y muy pronto se destacó entre los alumnos de su nivel.

Poco después se incorporó al Cuarto de Húsares, regimiento de caballería reputado como uno de los mejores del ejército. Combatió en Cuba, la India y el Sudán, y en los campos de batalla aprendió sobre el arte de la guerra todo cuanto no había encontrado en los libros, especialmente cuestiones prácticas de estrategia que más tarde le servirían para hacer frente a los enemigos de Inglaterra.

No obstante, la vida militar no tardó en cansarlo. Renunció a ella para dedicarse a la política y se afilió al Partido Conservador en 1898, presentándose a las elecciones un año después. Al no obtener el acta de diputado por escaso margen, Churchill se trasladó a África del Sur como corresponsal del Morning Post en la guerra de los bóers.

Allí fue hecho prisionero y trasladado a Pretoria, pero consiguió escapar y regresó a Londres convertido en un héroe popular: por primera vez, su nombre saltó a las portadas de los periódicos, pues había recorrido en su huida más de cuatrocientos kilómetros, afrontando un sinfín de peligros con extraordinaria sangre fría. No es de extrañar, pues, que consiguiese un escaño en las elecciones celebradas con el cambio de siglo y que, recién cumplidos los veintiséis años, pudiese iniciar una fulgurante carrera política.

En el Parlamento, sus discursos y su buen humor pronto se hicieron famosos. Pero su espíritu independiente, reacio a someterse a disciplinas partidarias, le granjeó importantes enemigos en la cámara, incluso entre sus propios correligionarios. Así pues, no es de extrañar que cambiara varias veces de partido y que sus intervenciones, a la vez esperadas y temidas por todos, suscitaran siempre tremendas polémicas.

Tras ser designado subsecretario de Colonias y ministro de Comercio en un gobierno liberal, Churchill previó con extraordinaria exactitud los acontecimientos que desencadenaron la Primera Guerra Mundial y el curso que siguió la contienda en su primera etapa. Sus profecías, consideradas disparatadas por los militares, se convirtieron en realidad y sorprendieron a todos por la clarividencia con que habían sido formuladas.

Churchill fue nombrado lord del Almirantazgo y se embarcó inmediatamente en una profunda reorganización del ejército de su país. Primero se propuso hacer de la armada británica la primera del mundo, cambiando el carbón por petróleo como combustible de la flota y ordenando la instalación en todas las unidades de cañones de gran calibre. Luego puso en marcha la creación de un arma aérea y, por último, decidido a contrarrestar el temible poderío alemán, impulsó la construcción de los primeros “acorazados terrestres”, consiguiendo que el tanque empezasea ser considerado imprescindible como instrumento bélico.

Finalizada la contienda, Churchill sufrió las consecuencias de la reacción de la posguerra y durante un tiempo fue relegado a un papel secundario dentro de la escena política. En 1924 se reconcilió con los conservadores y un año después fue puesto al frente del ministerio de Hacienda en el gobierno de Stanley Baldwin.

Era una época de decadencia económica, inquietud, descontento laboral y aparatosas huelgas, y el conservadurismo obstinado de que hacía gala no contentó ni siquiera a sus propios colegas. En una palabra, todo el mundo estaba cansado de él y su popularidad descendió a cotas inimaginables años antes. Entre 1929 y 1939, Churchill se apartó voluntariamente de la política y se dedicó principalmente a escribir y a cultivar su afición por la pintura bajo el seudónimo de Charles Morin. “Si este hombre fuese pintor de oficio dijo en una ocasión Picasso, podría ganarse muy bien la vida.”

Churchill siguió perteneciendo al Parlamento, pero durante esos años careció prácticamente de influencia. Las cosas cambiaron cuando, al observar la creciente amenaza que Hitler constituía, proclamó la necesidad urgente de que Inglaterra se rearmase y emprendió una lucha solitaria contra el fascismo emergente. En reiteradas ocasiones, tanto en la cámara como en sus artículos periodísticos, denunció vigorosamente el peligro nazi ante una nación que, una vez más, parecía aquejada de una ceguera que podía acabar en tragedia.

Tras la firma en 1938 del Acuerdo de Munich, en el que Gran Bretaña y Francia cedieron ante el poderío alemán, la gente se dio cuenta nuevamente de que Churchill había tenido razón desde el principio. Hubo una docena de ocasiones en las que hubiera sido posible detener a Hitler sin derramamiento de sangre, según afirmarían después los expertos. En cada una de ellas, Churchill abogó ardorosamente por la acción.

El 1 de septiembre de 1939, el ejército nazi entró con centelleante precisión en Polonia; dos días después, Francia e Inglaterra declararon la guerra a Alemania y, por la noche, Churchill fue llamado a desempeñar su antiguo cargo en el Almirantazgo. Todas las unidades de la flota recibieron por radio el mismo mensaje: “Winston ha vuelto con nosotros.”

Los mismos diputados que una semana antes lo combatían con saña, lo aclamaron puestos en pie cuando hizo su entrada en el Parlamento. Pero aquella era una hora amarga para la historia del Reino. La nación estaba mal preparada para la guerra, tanto material como psicológicamente. Por eso, cuando fue nombrado primer ministro el 10 de mayo de 1940, Churchill pronunció una conmovedora arenga en la que afirmó no poder ofrecer más que “sangre, sudor y lágrimas” a sus conciudadanos.

El pueblo británico aceptó el reto y convirtió tan terrible frase en un verdadero lema popular durante seis años; su contribución a la victoria iba a ser decisiva. Churchill consiguió mantener la moral en el interior y en el exterior mediante sus discursos, ejerciendo una influencia casi hipnótica en todos los británicos.

Formó un gobierno de concentración nacional, que le aseguró la colaboración de sus adversarios políticos, y creó el ministerio de Defensa para una mejor dirección del esfuerzo bélico. Cuando la Unión Soviética firmó un pacto de no agresión con Alemania, y mientras los Estados Unidos seguían proclamando su inamovible neutralidad, Churchill convocó una reunión de su gabinete y con excelente humor dijo: “Bien, señores, estamos solos. Por mi parte, encuentro la situación en extremo estimulante.”

Por supuesto, Churchill hizo todo lo posible para que ambas potencias entrasen en la guerra, lo que consiguió en breve tiempo. Durante interminables jornadas, dirigió las operaciones trabajando entre dieciséis y dieciocho horas diarias, transmitiendo a todos su vigor y contagiándoles su energía y optimismo.

Por fin, el día de la victoria aliada, se dirigió de nuevo al Parlamento y al entrar fue objeto de la más tumultuosa ovación que registra la historia de la asamblea. Los diputados olvidaron todas las formalidades rituales y se subieron a los escaños, gritando y sacudiendo periódicos. Churchill permaneció en pie a la cabecera del banco ministerial, mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas y sus manos se aferraban temblorosas a su sombrero.

A pesar de la enorme popularidad alcanzada durante la guerra, dos meses después el voto de los ingleses lo depuso de su cargo. Churchill continuó en el Parlamento y se erigió en jefe de la oposición. En un discurso pronunciado en marzo de 1946 popularizó el término “telón de acero” y algunos meses después hizo un llamamiento para impulsar la creación de los Estados Unidos de Europa.

Tras el triunfo de los conservadores en 1951 volvió a ser primer ministro, y dos años después fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura por sus Memorias sobre la Segunda Guerra Mundial. Alegando razones de edad, presentó la dimisión en abril de 1955, después de ser nombrado Caballero de la Jarretera por la reina Isabel II y de rechazar un título nobiliario a fin de permanecer como diputado en la Cámara de los Comunes.

Reelegido en 1959, ya no se presentó a las elecciones de 1964. No obstante, su figura siguió pesando sobre la vida política y sus consejos continuaron orientando a quienes rigieron después de él los destinos del Reino Unido. El pueblo había visto en Churchill la personificación de lo más noble de su historia y de las más hermosas cualidades de su raza, por eso no cesó de aclamarlo como su héroe hasta su muerte, acaecida el 24 de enero de 1965.

Publicado en Efemérides, Historia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario